jueves, 23 de noviembre de 2017

CLÁNICOS, TRIBALES, NACIONALISTAS

Con la especie humana, la naturaleza puso en juego una nueva herramienta de evolución. La lenta selección, los mecanismos de ensayo error, y tantas otras estrategias para el cambio, venían a ser complementadas con la cultura, esa capacidad de transmitir, de construir permanentemente, de cambiar.  Cierto que es una herramienta imperfecta, capaz de producir avances y retrocesos. Pero lo novedoso, lo que tiene de diferente, es la relativa inmediatez en el cambio. Gracias a ella, la especie humana ha conseguido lo que ninguna otra; romper, sin que ello conlleve una transformación fisiológica, las limitaciones naturales. No tenemos alas, pero podemos desplazarnos de un punto a otro del planeta por el aire. No tenemos aletas, ni respiramos por branquias, pero podemos atravesar los mares, tanto por superficie, como bajo ella. Mientras el resto de seres vivos del planeta reproduce, con lentas modificaciones estrategias, modos, conductas, los humanos como seres culturales, o sea, como seres lingüísticos, incorporan los cambios a un conjunto que es algo más que una mera amalgama. La construcción cultural  en lugar de una mera suma sobre lo existente, es una depuración constante, más semejante a un organismo vivo en permanente cambio.

Esa cultura -ese bagaje y esa capacidad- nos ha otorgado la posibilidad de modificar la manera en que los llamados comportamientos naturales se mantienen o cambian. En la mayoría de seres vivos, que no tienen un medio sofisticado de traslación de experiencias cual es el lenguaje, los avances individuales no se extienden al conjunto de la especie. En el ser humano sí, y no solo entre coetáneos, sino que, gracias a la expresión escrita del lenguaje, también entre generaciones diferentes, separadas por lapsos de tiempo que pueden llegar a milenios.

También el modo de organización, desde lo clánico, pasando por  lo tribal y hasta formas complejas de estado, la sociedad se ha estructurado desde el núcleo primigenio, básico, hacia modelos de mayor interacción. Hasta ahora, esa evolución parecía responder a un patrón de ruptura de límites, hacia una dimensión cada vez mayor del grupo. No faltan quienes,a la luz de la facilidad de comunicación global actual, plantee que el territorio planeta habría de ser la unidad política adecuada.

Frente a esa dinámica colaborativa, que puede ayudar a extender el bienestar a zonas hoy depauperadas, dado que el primer escalón para la eliminación de las desigualdades es la conciencia de su existencia (y hoy, todo se ve), hay grupos que pretenden, desde una concepción egoísta, un repliegue. Escucho los intentos de explicar su postura (aunque me suenan siempre muy hipócritas), pero sinceramente no me entero. Igual si volviéramos a lo gutural.




jueves, 5 de octubre de 2017

LA INDEPENDENCIA COMO BÁLSAMO DE FIERABRÁS

Claro que estoy preocupado. Y en doble sentido además. Preocupado por la inutilidad de los dirigentes políticos teóricamente responsables del devenir del conflicto (hablemos claro) abierto entre la dirigencia de la Generalitat y la del Gobierno Central. Preocupado por las consecuencias, inmediatas y mediatas, de una declaración unilateral de independencia de Cataluña, hasta hace poco casi una quimera, hoy un riesgo real. 

Rajoy y su equipo, Puigdemont y el suyo, incapaces de encontrar una salida razonable a un proceso que no puede acabar con la independencia real de Cataluña, pero que está abriendo una brecha dentro de la propia ciudadanía catalana, y otra entre buena parte de esa ciudadanía y la mayoría de la del resto de España, han ido enrocándose en sus respectivas posiciones y produciendo monólogos, más que paralelos, divergentes.

Sigo pensando que el germen de la situación actual está en el compartido interés inicial (en un momento histórico concreto) de las derechas nacionalistas (centralista una, centrífuga la otra) que representaban entonces el propio Rajoy y el que fuera President, Artur Mas, por proyectar una tensión que a ambos les proporcionaba réditos electorales en sus respectivos territorios necesarios. Eso queda ya lejos. El equilibrio hace tiempo que saltó por los aires.

¿Qué hacer en este momento? ¿Es posible reconducir esta trayectoria que parece llevar a la declaración anunciada y la consecuente represión por parte del aparato del Estado? Que no es fácil ya lo sabemos. Pero lo que nadie puede negar es que es necesario y, en verdad, la única salida real, factible. O hay acuerdo o lo hay porque Cataluña no va a ser independiente por esta vía ilegal y carente de toda legitimidad democrática, ni el Gobierno Central puede mantener una situación de tensión indefinida controlada con la acción judicial y policial. Por tanto, antes o después, el acuerdo se tiene que producir y los actores políticos (por más que mediocres), lo saben. 

Ocurre, con todo, que armarse para ese ineludible horizonte de acuerdo, adquirir fuerza frente al otro para arrancar más y mejores conquistas, está sometiendo al conjunto de la sociedad, a la ciudadanía, a una tensión de tal magnitud que, más allá de la posibilidad de un incidente irreversible en cualquier momento, está generando una dificultad objetiva creciente para el acuerdo.

Alguien tiene que preguntar entonces cuál es el límite. ¿O es que hemos olvidado ya que estas dinámicas pueden conducir a un enfrentamiento armado? Nadie va a verbalizar siquiera que tal posibilidad exista, al tiempo parece que algunos estuvieran empeñados en llegar hasta esa orilla. ¡Basta! Ya hay suficientes elementos de presión en el tablero como para que acabe el gallear, por el bien de todas y de todos.


viernes, 22 de septiembre de 2017

EN MINORÍA

La última de mis publicaciones, antes de acometer el proceso electoral a la Secretaría General del PSOE Huelva, quedó interrumpida por el dolor de los atentados de Barcelona (hoy Barcelona continúa doliendo, por aquellas muertes, por el presente inaudito). Solo el título permaneció: "LA VENTAJA DEL PODER". Ahora que el proceso de recogida de avales terminó, tengo mucho más conocimiento de cuán grande era esa ventaja, al tiempo, de cuán necesario es un cambio en profundidad.

Queda claro, aquello que defiendo está hoy en posición minoritaria. Sean cuales sean las razones, nuestra candidatura no obtuvo el número de avales suficientes (dejaremos para otra ocasión la cuestión de las irregularidades y el recurso pendiente). Hubo más militantes dispuestos, dispuestas a dar su respaldo público para convertirlo en candidato al hasta ahora Secretario General que a quien suscribe. E, insisto, más allá de los motivos, ese dato, sin ser desde mi punto de vista el equivalente a una elección mediante voto secreto, y por lo tanto libre, sitúa la posición de continuidad como mayoritaria.

No puedo sino lamentar que no se haya llegado al acto de votación que constituye la razón última de este proceso. Mucho habrá de hablarse sobre ese empeño por acogerse a la Transitoria Primera de los Estatutos solo con la finalidad de dificultar la aparición de alternativas al poder existente. Véase que, en aquellas provincias donde no repetía en su aspiración el anterior Secretario General, la anterior Secretaria General, el reparto de avales ha sido algo más equilibrado. Por mucho que se empeñe en negar tal condición, el aparato, como estructura coordinada, existe y ejerce su capacidad de presión, no tanto por cuestiones teóricas, ideológicas o programáticas, cuanto por supervivencia en el poder (por mucho que este sea referido a una parcela muy pequeña).

Tengo que confesar que cuando una persona (y otra, y otra, y otra...) te espeta aquello de "no puedo avalarte, aunque sí te votaré", y explicita que la aparente contradicción es debida a presiones de cualquier tipo (cuando no a algo aún más deleznable como el engaño), las convicciones se zamarrean hasta un punto casi de fractura. Solo el fuerte anclaje reflexionado, comprometido, puede aguantar tormentas de ese tipo. Es mi caso. Y advierto a quienes quieran ver en esta descripción (somera, no crean, podría ser más cruda) de los mecanismos autoritarios una especie de "mal perder" que pinchan en hueso. Recomiendo entonces un mirarse a los ojos ante el espejo, si después de eso se mantiene impasible ese discurso, solo me cabe dar la enhorabuena (¡ya eres un político, una política profesional!, cabría decir).

En cualquier caso, desde esta posición hoy minoritaria, no vamos a abandonar la defensa de nuestras ideas, de nuestro modelo, porque lo entendemos mejor, más justo, más útil para los propósitos del socialismo. Nadie espere melancolía, ni debilidad.



Pd: En minoría, peno no solo. Agradezco a las más de 500 personas que me avalaron su confianza, reconozco su valor, comprometo permanecer en la senda, como uno más de quienes caminamos en pos del ideal socialista. Un fuerte abrazo.

sábado, 19 de agosto de 2017

LA VENTAJA DEL PODER (UN ARTÍCULO APLAZADO POR EL DOLOR)



El dolor por la pérdida de vidas humanas, personas inocentes que nada tienen que ver con la génesis o el desarrollo de los conflictos en cuyo nombre, supuestamente, han sido asesinadas, se acrecienta -es natural- cuando es provocada en nuestra proximidad, entre la gente y los espacios que nos son cercanos, familiares. En eso estamos estos días, en gestionar el impacto, la pérdida, el sufrimiento, la rabia inevitable y peligrosa. En reconvertir toda esa amalgama de lacerantes sentimientos en refuerzo para nuestro convencimiento democrático. Frente a la amenaza, libertad. Frente al fanatismo, racionalidad. Frente a cualquier tipo de violencia, búsqueda de la justicia social siempre.

Mi intención era escribir sobre el proceso electoral interno del PSOE, pero mi mente no está ahora en eso, está en imaginar el dolor de las familias, el sufrimiento de las personas heridas, la conmoción de toda una ciudad, de todo un país, que contempla desde la incapacidad de entender cómo otra vez ven truncada su existencia gente que podríamos ser nosotros, que somos nosotros en cierta forma.

Otro día, aplacado en parte el dolor, en el convencimiento de que la normalidad debe imponerse como peaje para el triunfo de la democracia, volveremos al proceso que nos ocupa. Hoy todavía en medio de la consternación, solo las víctimas deben ser objeto de nuestro pensamiento.  

martes, 8 de agosto de 2017

PARA QUÉ ME PRESENTO. 1) LISTAS ABIERTAS

El mecanismo por el que una organización política determina quiénes han de ser los que ocupen cargos de responsabilidad es un perfecto retrato de su salud democrática.

Supongamos que un órgano de dirección inicia un proceso "consultivo"; que se pide a las, en nuestro caso, asambleas locales que se pronuncien sobre las personas que, a juicio de la militancia, deben ser nuestros referentes en un proceso electoral. Ahora imaginen que días antes de que tal proceso de consulta comience, un medio de comunicación haga público el resultado, de hecho publique la lista electoral tal como finalmente quedará. No hace falta darle muchas vueltas para entender que, en este caso, la salud democrática está bajo mínimos, por no decir directamente que no existe. No solamente se ha confeccionado la candidatura sin tener en cuenta la opinión de la inmensa mayoría del Partido, se les ha faltado el respeto al conjunto de militantes que, han debatido, han aportado otros nombres, en la buena fe de que estaban contribuyendo, que estaban construyendo colectivamente.

Esas prácticas deben ser erradicadas. Tanto desde un punto de vista ético (el principal), cuanto desde una perspectiva pragmática.

Las vigentes resoluciones del 39º Congreso Federal abren la puerta a formas realmente participativas, más democráticas dentro del PSOE. Fórmulas que deben ser exploradas y aprovechadas en todo su potencial. Para ello, una primera propuesta es la de introducir el procedimiento de listas abiertas en todos los procesos de elección, tanto orgánicos como institucionales, de candidaturas en tanto no sean de un conjunto que se entienda debe ser cohesionado.

LISTAS ABIERTAS

Ya lo hemos determinado así para la elección, por ejemplo de candidatas y candidatos a las alcaldías. Se presentan las compañeras y los compañeros que lo deseen, explican sus respectivos proyectos y las asambleas locales deciden por el procedimiento de voto universal y secreto.

¿Qué nos impediría hacerlo para una propuesta de candidatura al Congreso o al Senado? Nada. En cuanto se ratifiquen por los órganos correspondientes (mero trámite como ya ocurre con la Secretaría General), la lista, mayoritariamente respaldada, se convierte en auténtica representación de la Organización.

Eso tiene muchas consecuencias. Solo voy a resaltar dos. La primera, que el "control" deja de ser aristocrático para pasar a ser democrático. La segunda, que con mucha mayor probabilidad, las elegidas, los elegidos serán las mejores, los mejores (no diré que quienes hubieran sido designados por otro método no lo fueren, eso es posible). Cuando las personas son respaldadas masivamente en una organización han tenido que demostrar sus valores, hay de facto una selección democrática.

EL "CONTROL" DEJA DE SER ARISTOCRÁTICO Y PASA A SER DEMOCRÁTICO

No veo inconvenientes a este modelo. Sí tengo claro que es mucho más coherente con lo que significa ser socialista.



miércoles, 2 de agosto de 2017

¿POR QUÉ ME PRESENTO?

En estos días, tras anunciar mi propósito de concurrir al procedimiento para la elección de Secretario o Secretaria General del PSOE Huelva en calidad de candidato, la primera pregunta que se me ha formulado con más frecuencia es esa, por qué (inmediatamente después, un para qué fundamental). Es no solo una cuestión procedente, sino imprescindible. Debe ser explicada con claridad.

Una obviedad por delante, soy socialista. Participo, pues, en un proceso interno que se desarrolla entre compañeras y compañeros. Entre militantes que comparten una base ideológica común, un programa común definido en las resoluciones congresuales y, al tiempo, debaten sobre la concreción en cada territorio, en cada ámbito, desde ópticas diferenciadas sin dejar de pertenecer a una misma organización.

SOY SOCIALISTA

Siempre he defendido nuestra posición de izquierdas como la mejor para ofrecer a la inmensa mayoría de ciudadanas y ciudadanos una herramienta de defensa de sus derechos e intereses, de conquista de nuevos horizontes, en última instancia de búsqueda de la Justicia Social.

De entre las características que definen ese ser de izquierdas, una de las principales es la del valor predominante de lo colectivo, lo construido entre todas y todos, lo que pertenece al común y contribuye a equipararnos, a reducir el impacto de la injusta desigualdad. En coherencia con esa idea, la participación interna en nuestra organización política se convierte en la piedra angular de la acción política que debe identificarnos. Sin ella, cualquier partido se convierte en una estructura piramidal (véase la derecha española, sin ir más lejos) contraria a todo cuanto entendemos debe caracterizar al PSOE.

LA PARTICIPACIÓN COMO PIEDRA ANGULAR

Esa participación, esa construcción compartida, nos implica en el proyecto político como actores, nos dignifica, reconoce el valor de cada aportación, desde la más modesta, hasta la más innovadora, nos hace más fuertes para defender derechos y libertades hoy en claro riesgo por la ofensiva de la derecha financiera y neoliberal.

Ahí está la principal razón que me impulsa a pedir a mis compañeras y compañeros el respaldo para llegar a la Secretaría General del PSOE Huelva, llegar a tener la posibilidad de construir entre todas y todos un renovado proyecto para nuestra organización, y, de esta forma, dotarnos de una mayor capacidad para presentar a la sociedad de Huelva, a nuestra provincia, una propuesta mejor cada día, más inteligente por ser diseñada con la aportación de todas y todos, más pegada a la realidad, factible sin dejar de ser ambiciosa, honesta, transparente, que sea evaluada para mejorarla y adaptarla a cada nuevo reto, a cada nueva conquista necesaria.

CONSTRUIR ENTRE TODAS Y TODOS

Hay un montón de buena gente, gente preparada, comprometida, entregada, deseando aportar su grano de arena a esta tierra fértil que queremos más justa cada día. A eso nos comprometemos, a dar la palabra, a favorecer la implicación, siempre desde el respeto. Esa es la raíz de nuestra propuesta, por eso doy el paso adelante, desde el cariño hacia las siglas que nos definen, hacia nuestra historia que me enorgullece, por eso me comprometo con todas vosotras, con todos vosotros.  Por eso me presento.


lunes, 29 de mayo de 2017

PAISAJE TRAS LAS "PRIMARIAS"

El PSOE, tras un proceso de debate interno, externalizado, duro a ratos, salpicado de francotiradores (desde dentro y desde fuera) empeñados en enredar el escenario en función de las preferencias de grupo o particulares, se ha dotado de un nuevo Secretario General, Pedro Sánchez, y de un programa político que el entonces candidato representaba, publicado, conocido.

¿Cuál es el paisaje tras las elecciones directas a la Secretaría General (que no Primarias)? Tras un primer momento de cierto estupor, de sorpresa, tanto por el resultado, cuanto por los márgenes de diferencia en el voto, se ha instalado un mensaje lógico, sensato diría yo. Hay ganadores, no perdedores. Todas y todos somos socialistas y compartimos un núcleo ideológico esencial que es el que nos define. Toca aunar fuerzas para lograr convertir las propuestas en acciones. Eso conlleva un objetivo inmediato, obtener la confianza ciudadana, y con ello el gobierno de las instituciones desde donde es posible hacer.

El Congreso Federal tiene un mandato claro. Adaptar la Ponencia Marco al documento refrendado por el voto mayoritario de la militancia socialista. Eso implica engarzar las diferentes ópticas sin desvirtuar los ejes fundamentales de la propuesta respaldada. Es un trabajo importante, que debe realizarse con inteligencia, desde el compromiso y la generosidad, pero sobre todo con inteligencia.

Urge también que la organización en su conjunto, cada dirigente en particular, entienda que este proceso no ha sido un paréntesis, una especie de sarampión que se pasa y, todo lo más, te deja leves marcas en la piel. Eso sería una ingenuidad. El desarrollo de los acontecimientos, las decisiones tomadas en su transcurso, el resultado final, conllevan una nueva perspectiva, un distinto paisaje.

Y en ese escenario, hay figuras que pretenden permanecer como si el libreto no hubiese cambiado. Creen que basta con cambiar el vestuario, el maquillaje, para seguir siendo protagonistas. Craso error. Es el tiempo de la asunción, del verdadero compromiso, el que conlleva la generosidad de primar los intereses colectivos frente a los particulares. Del texto Ponencia al texto Resoluciones habrá un cambio sustancial. Cambio que conlleva cambios. Cuanto antes lo entiendan quienes interpretaron un papel que ahora no encaja, mejor. Nada ocurre por retirarse tras las bambalinas y, desde allí, seguir trabajando con todas las fuerzas.

Tienen razón quienes afirman que las primarias (insisto, la elección directa del Secretario General) han terminado. Pero no quien lo asevera para pretender que nada cambió. Toca demostrar que lo importante es la Organización, el PSOE, por la gente que nos necesita.